2 Minutos festejó su 30° aniversario a lo grande en Casa Rock. Masturbanda, Visión y Afortunados Perdedores fueron los acompañantes en una noche que desbordó la cuadra de punk rock.

La noche del viernes fue el marco para una noche no apta para cardíacos en Casa Rock. Mar del Plata recibió a una de las bandas más icónica de la movida punk de nuestro país, en lo que fue la celebración de su aniversario número 30.

Desde temprano se respiraba aire de punk rock en el bar de la calle Córdoba, que se preparaba para la llegada de 2 Minutos con camperas de cuero y cinturones de tachas. Masturbanda fue la encargada de inaugurar el escenario mientras los chicos de Visión iban calentando las muñecas para subir.

Alrededor de las diez y media de la noche, la banda formada por los hermanos Ástor y Jay Cianciarulo, Wenchy Ares y Sebastián Corvi subió a las tablas trayendo a cuestas la potencia de un punk rock playero que lleva varios años recorriendo los escenarios de la ciudad.

Después de algunas canciones y de muchas melenas revoleadas al viento, llegó la primera sorpresa de la noche: Sr. Flavio, el histórico bajista fundador de Los Fabulosos Cadillacs y padre de los hermanos Cianciarulo, subió como invitado.

Juntos hicieron una versión al palo de “Let’s Lynch the landlord”, de Dead Kennedys. La conjunción era perfecta: la guitarra metalera de Jay Cianciarulo ensamblaba con la fluidez del bajo de su hermano, mientras Sr. Flavio cantaba y se movía con la pasión y la entrega de quien comparte con sus hijos mucho más que una mesa familiar. Hubo mucho rock, amor, distorsión y volumen.

Más tarde llegó el turno de Afortunados Perdedores. La banda cuyo germen se dio en 2002 en el sur de Buenos Aires trajo sus composiciones a Casa Rock para seguir aportando dosis extremas de punk a la previa de 2 Minutos.

La guitarra de Leo Ruíz (viola y voz de la banda) era una Les Paul blanca con un mensaje muy especial escrito en fibrón: “this machine kills fascists” (esta máquina asesina fascistas). Toda la formación disparó tonos quintos en varias direcciones mientras los 2 Minutos se preparan para salir a escena.

El lugar se fue llenando entre pogo, rulos de batería y acoples inducidos. Algunos aprovechaban los tiempos entre bandas para salir a fumar un cigarrillo o ir a buscar cerveza a las barras, otros preferían apostarse en la parte de adelante para ver de cerca el show y agitar con la banda.

Mosca y compañía subieron alrededor de las doce de la noche. Los primeros minutos del sábado empezaron a correr, la pantalla del fondo del escenario se tiñó de negro y apareció la mira telescópica blanca que enmarca al 2’, una imagen que hace ya varias décadas se convirtió en símbolo de punk y rebeldía en nuestro país.

La banda está cumpliendo 30 años de vida y es por eso que encararon una gira para llevar sus temas a todos lados y encontrarse con el público. Entre los presentes se ven caras de todas las edades: algunos grandes, otros chicos; todos cantando las canciones con entusiasmo y fundiéndose en un pogo tan potente como respetuoso.

2 Minutos interpretó temas de todas sus épocas. Desde Valentín Alsina hasta Valentín Alzheimer hubo espacios para todo, la viola afilada de Marcelo Pedrozo abría los compases como un machete al tiempo en que Mosca corría por el escenario agitando el micrófono y haciendo cantar a la gente.

Flavio y Ástor Cianciarulo -padre en bajo e hijo en batería- fueron los invitados de la banda de Lanús; los acompañaron sobre el escenario al tiempo en que los hombres voladores del mosh pasaban por encima de las cabezas del público directo hasta el escenario.

Uno de los momentos culmines fue cuando sonaron las primeras notas del bajo de “Ya no sos igual”, uno de los clásicos más coreados de la banda desde sus inicios hasta hoy.  El pogo, ahora más intenso que antes, se fundió en puños en algo y gritos que al unísono gruñían sos buchón.

El show terminó alrededor de la una y media de la mañana, llevándose hasta la última gota de energía de los presentes, que saltaron y poguearon de principio a fin celebrando las tres décadas de una de las bandas que más alto llevó la bandera del punk rock en Argentina.

por 4mrock.com.ar

Sobre El Autor

"Nuestro futuro depende de cómo entendamos el pasado"

Artículos Relacionados