El pasado fin de semana se realizó la primera edición del festival de rock Independiente: PATIO. Con un gran numero de bandas invitadas del ámbito nacional y local se desplegó mucho rock en el parador Los Silos.

Cerveza, pizza, choripan, entre otros, acompañaban al público a consumir, sonido de primer nivel, luces y proyecciones animaron la fiesta en plenitud, y un hermoso lugar para pasar dos días a puro indie, punk, pop y demás géneros que se repartieron a lo largo de ambos días.

El frío no hizo apagar las almas entusiasmadas de ver sus bandas preferidas, ni siquiera de parar de bailar al ritmo de los DJS que acompañaron el festival con música para calentar todo el cuerpo.

El sábado (día 1) tuvo el privilegio de inaugurar el festival EMIL, luego le siguieron Los Catequistas, Falso Chasis y Humanos de Diseño, entrando en la tarde/noche fría le tocó el turno a una gran banda como Hojas Secas desplegando su sonido particular, ya en plena noche El Perrodiablo desató una locura contagiosa y su música de indie/punk en el escenario.
Bestia Bebé llegó al punto máximo del festival con un repertorio espectacular, las almas agitadas enfrente del escenario no pararon nunca de saltar todas sus canciones.
Ya en el ocaso del Festival le tocó el turno a Moretons, el trío tandilense le dio el broche definitivo al primer día.

El domingo (día 2) lo abrió FRUTA, y le siguieron Descalzos, Las Piñas, Houseman, Nunca Fui a Un Parque de Diversiones comenzó a entonar ya las influencias del indie/pop que tuvo a diferencia del primer día. Silvestre y la Naranja desataron sonidos espectaculares con un teclado “muy volado”. Le tocó el turno a Un Planeta banda que se caracterizó por sus efectos de pedales y voces. Luego la esperada banda por muchos, Mi Amigo Invencible que hizo vibrar y bailar a todo un público que con ansias esperaba a sus queridos Toboganes a Marte que metieron los clásicos de la banda y así marcaron un merecido final de edición que brindó este Festival.