El periodista Gustavo Bove estuvo en Espacio Clarín, donde repasó “Gustavo Cerati, conversaciones íntimas”. Se trata del libro de 160 páginas en el que ambos empezaron a trabajar en 2006. “Era un seductor nato. Él quería que todo el mundo lo amara. Seducía a niños, adolescentes, mujeres y hombres. Tenía un carisma único”, expresó.

En la obra reúne conversaciones, momentos y detalles íntimos del líder de Soda Stereo. “No me arrepiento de nada. La verdad es que todo sirve para algo. Al final, estás parado acá por una cantidad de errores o como se llamen”, le dijo en una de las charlas que tuvieron y que quedó plasmada en el libro.

En estas páginas, Cerati deja traslucir todo aquello que confluyó en su obra y que la convirtió en una de las más grandes de la historia. Desde la inspiración aunada a su intimidad hasta el talento para componer canciones inolvidables y discos clásicos. Su visión de Soda Stereo, su relación con la fama, su actitud frente a la crítica, su percepción de la vida y su idea del arte.

“En sus canciones, él hablaba de cosas que tocaban a todo el mundo. No escribía canciones sociales o políticas, sino que escribía sobre los sentimientos como el amor y usaba muy bien la metáfora. Hablaba más del corazón. Era muy Spinetteano para componer. Se guiaba mucho por la sonoridad de las palabras”, describió Bove. Posteriormente, sacó a la superficie que el tema “Fue” nació tras una fiesta cuando él provocó al músico a afinar una guitarra de juguete.

“Creo que cada uno nace con un don. Gustavo tenía el don de componer, de hacer canciones. Era un poeta, amante de la sonoridad de las palabras. Tenía un cuaderno donde anotaba palabras que le gustaban como ‘alud’ y de ahí nacían sus temas”, reveló.

“Cuando iba a un set de fotos, él firmaba las fotografías que le gustaban con una G en forma de corazón, y eso era un poco él”, agregó. Sobre la foto de tapa del libro, explicó que buscaron iluminar a la persona detrás del personaje rockero. Usaron el azul porque era un color que inspiraba al cantante.

“Gustavo no era siempre una estrella de rock. Era parte del personaje que hacía. En el libro traté de reflejar a la persona genial, insegura y con problemas, como todo el mundo. Una vez me dijo: ‘Yo no brillo todo el tiempo, a veces soy oscuro, marrón’”, comentó el escritor.

Entre otras cosas, recordó ciertas anécdotas que explican lo que el artista generaba en otros: “Tenía tanta aceptación entre los músicos populares que cuando conoció a Mercedes Sosa, fue ella quien le propuso a él hacer un tema juntos”. De ahí, nació “Zona de promesas”.

Por último, se refirió al talento indiscutible de Cerati que lo diferenció de otros músicos de la época. “Era muy difícil alcanzar su nivel de síntesis. Una madrugada, se levantó de la cama y compuso en una noche todas las canciones de su álbum Signos”, confesó.

Clarín

Sobre El Autor

"Nuestro futuro depende de cómo entendamos el pasado"

Artículos Relacionados